domingo, 1 de enero de 2017

Londres natural. 2016.

Zorro (Vulpes vulpes). Detrás el Támesis. Se escabullo por el hueco que se ve a la derecha en la fotografía.

Ardilla gris (Sciurus carolinensis) en el jardín de un edificio.

Ardilla gris (Sciurus carolinensis) en un parque.

Pelícano común (Pelecanus onocrotalus), en el parque.

Garza real (Ardea cinerea), en un parque.

Cisne negro (Cygnus atratus) en el parque.

Ánsar nival (Anser caerulescens) en el parque.

Ánsar común (Anser anser).

Barnacla canadiense (Branta canadensis).

Barnacla cariblanca (Branta leucopsis).

Barnacla cuellirroja (Branta ruficollis).

Pato colorado (Netta rufina).

Porrón moñudo (Aythya fuligula).

Porrón moñudo (Aythya fuligula).

Porrón moñudo (Aythya fuligula).

Gaviota reidora (Larus ridibundus).

Gaviota argéntea (Larus argentatus). En una de las barandilla del puente del milenio.

Estornino pinto (Sturnus vulgaris). En el mercado de Camdem.
Londres es especial. No conozco otra ciudad que tenga los parques que tiene esta ciudad. Es la más poblada de Europa, 8.674.000 habitantes y 13.879.757 en su área metropolitana. Sus habitantes tienen un profundo respeto por la naturaleza. En sus parques se pueden observar en libertad tanto fauna autóctona como exótica, incluso alguna invasora. Los británicos siempre han sido grandes coleccionistas. Aquí te dejo algunas de las fotos de la fauna que he visto en la ciudad, tanto en los parques, en jardines de viviendas, en callejones de la ciudad o en el mercado de Camden. 
Admirable el respeto que tienen en general los británicos por la fauna. Sana envidia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario