jueves, 13 de febrero de 2014

Turno de noche

Suena el teléfono, primera descarga de adrenalina. A esas horas casi con seguridad sea un aviso de incendio forestal. Te confirman el incendio y la zona donde está. Rápidamente tu cerebro se dispara en una rutina vivida demasiadas veces con anterioridad. Si es tu comarca y conoces el sitio visualizas la orografía, los caminos, la vegetación, si hay viviendas, y las posibles complicaciones que te puedes encontrar. Si no es tu comarca o no conoces la zona, pasas a la siguiente fase. Rápida revisión mental del equipo de extinción (ropa, calzado,..). Luego el cerebro te lleva a pensar en tu familia. Por la noche suelo escuchar música clásica y jazz. Pero algunas veces el cuerpo te pide que pases el dial y buscas Radio 3. En ese momento, cuando has pasado por todas esas fases ocurre algo misterioso, tu cerebro se queda en blanco, ya no piensas nada, tal vez y fugazmente vuelves a pensar en tu familia. Una vez que llegas al incendio, empiezas de nuevo una rutina siempre distinta, siempre cambiante, siempre intensa.

Mi pequeño homenaje a las brigadas de extinción, a los agentes medioambientales, a los bomberos, a la guardia civil y a todos los que trabajamos en la extinción. 







1 comentario:

  1. A pesar de todas los problemas que os ponen, hacéis un excelente trabajo.

    ResponderEliminar