jueves, 16 de marzo de 2017

Encajados. Alacant 2017

 

Los paseos con Gus (el perro de mi hija) hace que salga a diferentes horas por el entorno donde vivimos. 
Uno de los efectos más dramáticos de la crisis es la gente que lo ha perdido todo y se ha quedado en la calle. Muchos de ellos, paradojicamente, han buscado refugio nocturno en los cajeros automático de las entidades bancarias. 
Aunque alguna antigua caja hoy convertida en banco, ha reducido la superficie del habitáculo del cajero, la gente se refugia donde puede. A veces creando sin quererlo imágenes sumamente perturbadoras, que nos abofetean la conciencia. 
Aunque ha habido un rescate a los bancos, los gobiernos se han olvidado del rescate de las personas que han quedado marginadas. Y otra vez la solidaridad de la sociedad palía los olvidos de los gobernantes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario