domingo, 31 de julio de 2016

Presas, predadores y el mito de Prometeo. El Campello 2016.





Empezaremos por el final, que es como acaban todas las historias. El mito de Prometeo es uno de los más bellos, de la antigua Grecia. El titan Prometeo creador de la raza humana, roba el fuego y las artes a los dioses del Olimpo y se las entrega a los hombres. Zeus, le castiga mandando que lo encadenen en el Caucaso y envía un águila (hija de los monstruos Tifón y Equidna) para que se comiera el hígado de Prometeo. Al ser este inmortal, su hígado se regeneraba por las noches, así el tormento era infinito. Treinta años después Heracles paso por la zona y mato el águila con una flecha.
Curiosamente el hígado es uno de los pocos órganos que se regeneran.
Presas y predadores. Si pensamos en un insecto y una araña, pensamos en el insecto atrapado en la tela de araña, pero no siempre es así, y aquí empieza la segunda parte de esta historia. El otro día en una tórrida tarde de verano, mientras trabajaba vi una escena que solo he podido ver en dos ocasiones en mi vida. Una avista arrastrando a una araña. Como siempre o casi siempre, llevo una pequeña cámara encima, así que pude hacer unas fotos de este curioso hecho. Envié las fotos a Juan Jimenez, que a su vez las paso a Sergio, este identifico las especies, La avispa es una Cryptocheilus alternatus y la araña, es la Lycosa hispanica, una tarántula que se alimenta de pequeños invertebrados. La avispa se alimenta del néctar de las flores, no es carnívora, pero caza las arañas para alimentar a sus larvas. La entierra viva (previamente anestesiada) en una oquedad y sobre ella deposita un huevo. La larva sale días después y se alimenta de la araña fresca, aún viva, que ha enterrado la madre. 
¿Te suena alguna película con ese argumento y otros personajes?.
Tercera parte y fin. De alguna manera esta historia acaba en la obra de Juanjo Hernández "Prometeus". Pero eso lo dejo abierto para que investigues en su obra si te apetece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario