jueves, 11 de diciembre de 2014

Por Aitana

Desde hace años me fascina las composiciones de la hiedra cogida a la piedra. Esas raicillas que se agarran a las paredes, formando caprichosas imágenes. Los contrastes entre la piedra y las planta y alrededor los inevitables líquenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario